sábado, 20 de agosto de 2011

La Falacia de la Ventana Rota, de crítica a la teoría Keynesiana a estrategia Neoliberal

El quinto elemento (1997) es una película que muestra la idea económica de la "falacia de la ventana rota" tan famosa entre los neoliberales. En este caso, las bendiciones de la destrucción son descritas por Jean-Baptiste Zorg, un traficante de armas interpretado por Gary Oldman, en una conversación con el sacerdote Vito Cornelius. He aquí un extracto de la escena:

-Zorg.-¿Por qué? ¿Qué hay de malo en mí?

-Cornelius.-Estoy aquí para servir a la vida, todo lo que parecen querer hacer es destruirla.

-Zorg.-Ah, Padre ...Usted está muy equivocado. Voy a explicarle que la vida, que tan noblemente sirve, procede de la destrucción, el desorden y el caos. Mire este vaso vacío. Aquí está tranquilo... tranquilo, aburrido. Pero si es ...(Zorg empuja el vaso de la mesa y se hace añicos en el suelo, al destruirlo, pequeños robots vienen a limpiar el desorden).

-Zorg.-Mira todas esas pequeñas cosas ... tan ocupados, de repente. Observe cómo cada uno es útil. Lo que es un ballet precioso, ¡lleno de formas y colores!

(Una sirvienta vierte agua en otro vaso. Zorg mete una cereza en el mismo.)

-Zorg.- Por ese simple gesto de destrucción, dio trabajo a por lo menos cincuenta personas en la actualidad. Los ingenieros, los técnicos, los mecánicos. Medio centenar de personas que serán capaces de alimentar a sus hijos para que puedan crecer grandes y fuertes. Padre, mediante la creación de destrucción, yo estoy, de hecho, fomentando la vida, así que, en realidad, tú y yo estamos en el mismo negocio. 
 
Esta escena es un ejemplo perfecto de la idea de la falacia de la ventana rota de Frederic Bastiat. Zorg postula que a través de la destrucción está el hecho de estimular la producción, la producción que no habría tenido lugar en absoluto en ausencia de sus actos destructivos.

Las víctimas de la destrucción de la guerra, catástrofe natural o actos de terrorismo, es decir, las miles de personas cuyas viviendas y propiedades se borran, no estarán emocionados con la idea de reconstruir el valor de su vida entera. Henry Hazlitt, que desarrolló en el s.XX la ideas económicas de Bastiat, escribió en su libro “la economía en una lección” un capítulo sobre los beneficios de la destrucción: "Nadie quiere tener su propiedad destruidos en la guerra o en paz. Lo que es perjudicial o desastroso para un individuo debe ser igual de desastroso para el conjunto de individuos que componen una nación. "

En este libro Henry Hazlitt empezaba su popular ataque -ya todo un clásico- a las políticas Keynesianas de estímulo de la demanda efectiva desde el punto de vista liberal, ataque que consiste en señalar que, en el mejor de los casos, el gasto público no hace sino suplantar (más adelante se dijo "expulsar") a las inversiones del sector privado, y en el peor, disminuye la eficacia de la economía (pues la burocracia o, en general, la provisión por parte del sector público de bienes y servicios es inferior en términos de eficacia a su provisión por parte de empresas privadas) con lo que al final todos estábamos peor. El gasto público no sólo no era productivo sino que era decididamente destructivo.

¿Qué podemos deducir lógicamente a partir de una situación en la que se desvía la mayor parte de la capacidad productiva (incluyendo a los seres humanos enviados a la guerra) hacia la creación de armas de fuego, granadas, helicópteros, vehículos blindados, tanques, aviones, barcos, misiles, balas y bombas, seguido por el consumo de estos "bienes" que, por la naturaleza misma de su uso, destruye numerosas residencias, fábricas, granjas, etc, seguido por la necesidad de la reconstrucción de la mencionada después de haber sido diezmados?

Aquellas personas que por necesidad tiene que reconstruir sus hogares, ahora tendrán mucho menos poder adquisitivo que gastar en otros bienes. La expansión de las industrias de la construcción se hace a expensas de todos los otros sectores que deben contraerse debido a la disminución de la demanda. Hay que tener en cuenta no sólo estos puestos de trabajo de nueva creación, sino también los trabajos que no se les permitió hacer a estas personas por la desviación de los recursos. La idea de la falacia de la ventana rota es una de las ideas que más gusta a los Neoliberales para cargar contra la intervención del Estado y sobre todo, contra los economistas que defienden las ideas de Keynes.

Frederic Bastard es uno de los mejores divulgadores del liberalismo de la historia, vivió en Francia desde 1801 a 1850, aunque la mayoría de su obra fue producida en los últimos seis años de su vida.
La idea de Bastiat más importante es la que explicó con la falacia de la ventana rota, publicada en su famoso libro “Lo que se ve y lo que no se ve”(Ce qu'on voit et ce qu'on ne voit pas).


Un chico algo travieso, tira un ladrillo contra la ventana de la panadería de su barrio y la destroza. El panadero sale furioso a la calle, pero el chico ya se ha ido.
Rápidamente comienza a reunirse un grupo de curiosos que observan los restos de la vidriera sobre los panes y las facturas del local. Algunos de los curiosos comienzan a filosofar acerca del hecho y expresan que, después de todo, esta desgracia puede tener su lado bueno: significará una ganancia para algún vidriero.

¿Cuánto cuesta un nuevo vidrio? ¿100 dólares? No es una suma tan importante. Además, si los vidrios nunca se rompiesen ¿Qué pasaría con los negocios de vidriería?
El razonamiento continúa. El vidriero tendrá 100$ más para gastar en otras cosas y esto a su vez hará que otros gasten esos 100$ y así hasta el infinito.
La "ventana rota", va a ir generando dinero y empleos en forma de espiral y la muchedumbre concluirá, entonces, que el chico travieso lejos de ser una amenaza pública, se ha convertido en un benefactor social!.
La multitud estaba en lo cierto al menos en algo: la ventana rota implicará más ganancia para algún vidriero, quien seguramente, se pondrá muy feliz gracias a este pequeño acto de vandalismo. Pero ¿Qué sucede con el panadero?

El panadero tendrá 100$ menos para gastar, por ejemplo, en comprarse un traje nuevo.
Debido a que tuvo que reponer su vidriera, se quedará sin su traje nuevo (o cualquier otra cosa que hubiese deseado adquirir). En lugar de tener una ventana y 100$, ahora sólo tiene la ventana. Más bien, como él pensaba ir a comprarse el traje esa tarde, en lugar de tener ambas cosas, la ventana y el traje, deberá contentarse con tener solamente la ventana.
La ganancia que obtiene el vidriero, no es otra cosa que la pérdida que tiene ahora el sastre. Ningún nuevo "empleo" ha sido creado.

La multitud solamente estaba pensando en 2 partes de la transacción: el panadero y el vidriero.Se olvidaron de la 3a parte potencial involucrada en ella: el sastre.
Ese olvido se debe precisamente a que el sastre nunca entró en escena.
La destrucción de la ventana no generó actividad económica y tampoco generó riqueza.

Según esta idea de la falacia de la ventana rota, a la que tanto se acogen los liberales para cargar contra la intervención del estado por la desviación de recursos que serían más productivos dedicados a otros fines, ya que ni los desastres naturales,guerras ni ataques terroristas son oportunidades de crecimiento ni fuentes de estímulo económico…o quizás,si.

En lo que aquí respecta, si en situación de desempleo romper una ventana genera demanda efectiva y más empleo hoy, romper dos, sería aún mejor, y, ya puestos, ¿por qué no cuatro o cinco? Dicho con otras palabras, ¿tendría un efecto expansivo una política económica orientada a realizar actividades destructivas?Parece absurdo y lo es que pueda pensarse en la destrucción de recursos económicos como política para salir de una depresión económica.
Sin embargo, no hay que olvidar que la salida definitiva de la Gran Depresión de la década de 1930 sólo sucedió con la entrada en guerra de los EE.UU., y la guerra es la actividad destructiva por antonomasia, obligó no sólo a movilizar a millones de trabajadores en paro como soldados, muchos de los cuales fueron víctimas de los combates, sino a dedicar buena parte del aparato productivo a fabricar armas, es decir, a "hacer piedras". No hay ninguna prueba de que el New Deal, las políticas puestas en marcha por Franklin D. Roosevelt para luchar contra los efectos de la Gran Depresión en Estados Unidos,tuviera eficacia en la lucha contra la crisis, que perduró hasta que Estados Unidos movilizó su economía con la Segunda Guerra Mundial. En cambio, su éxito es innegable en el plano social, sentando el precedente del Estado de Bienestar de los países europeos occidentales.

Ahora bien, desde la década de los 70 los defensores del Laissez-Faire, los mayores exponentes del pensamiento Neoliberal Friedrich Hayek y Milton Friedman, representantes de lo que se conoce como la Escuela de Chicago, han promovido la desregulación, privatizaciones y recortes sociales en donde han podido,y gracias, sobre todo, a lo que la periodista e investigadora Naomi Klein ha denominado en su libro la “doctrina del shock”, que consiste en implantar estas medidas Neoliberales de la forma más rápida posible, en situaciones dónde la población está más pendiente de otras cosas, en “shock” por graves acontecimientos como guerras, ataques terroristas, catástrofes naturales y estados totalitarios, provocando la emergencia de una alianza entre unas pocas multinacionales junto con una clase política enriquecida que acumula un inmenso poder, lo que pasa a llamarse Corporativismo, apropiándose desde los campos petrolíferos de Rusia, hasta los contratos de reconstrucción de Irak, dónde la ayuda humanitaria ha dejado de ser tarea de organizaciones sin ánimo de lucro, y ha empezado a ser un nuevo mercado emergente. 
 
Antes, las guerras y los desastres ofrecían oportunidades para una pequeña parte de la economía, como los fabricantes de aviones de combate o las empresas que reparaban los puentes bombardeados. El principal papel económico de las guerras consistía en abrir nuevos mercados que permanecían cerrados y en generar largas épocas de crecimiento durante la posguerra (como pasó después de la 2º guerra mundial). Ahora, las guerras y desastres han alcanzado tan alto grado de privatización que constituyen un nuevo mercado en sí mismas, no es necesario que acabe la guerra para que empiece el desarrollo económico, las guerras son un nuevo mercado por si solas.

Lo que han hecho los economistas Neoliberales ha sido considerar que el Estado es como el gamberro de la pedrada, sólo que siendo más mayor ya no actúa como un chico sino como un auténtico mafioso que no tiraría la piedra sino que amenazaría con tirarla a menos que el panadero le pagase una cantidad (equivalente en equilibrio al gasto en el cristal roto). Veamos, la "amenaza de pedrada" no sería sino el poder coactivo del Estado que obliga al sector privado a pagarle al Estado (o sea a "gastarse") en impuestos, un dinero que, caso contrario, lo podría haber dedicado a otra cosa.

Expondré varios ejemplos que escribe Naomi Klein en su libro "la doctrina del shock" que desmontan la crítica que hacen de las teorías Keynesianas basándose en la falacia de la ventana rota, dónde según los Neoliberales el Estado destruye para reconstruir incentivando así la producción, pero podemos ver cómo el papel que supuéstamente juega el estado, es jugado realmente por empresas privadas gracias a las políticas de desregulación, privatización y reducción de gasto público, siguiendo la estrategia Neoliberal marcada desde las últimas tres décadas, algunos de estos ejemplos son:
  • La primera experiencia Neoliberal, en los años setenta, cuando Milton Friedman fue asesor del dictador chileno Augusto Pinochet, al que aconsejó que impusiera un paquete de medidas rápidas para la transformación económica del país: Reducciones de impuestos, libre mercado, privatización de servicios, recortes en el gasto social y una liberalización y desregulación generales. Los chilenos vieron como sus escuelas públicas eran transformadas en privadas. La oposición de la gente a estas medidas fue combatida por el régimen de Pinochet haciendo desaparecer a todo el que se les oponía.
  • La guerra de Irak, que puede ser considerada la primera guerra privada de la historia, donde empresas extranjeras se hicieron rápido con la propiedad de los campos petrolíferos y empresas estadounidenses consiguieron los contratos de la reconstrucción del país.
  • La desolación dejada por el huracán Katrina que asoló Nueva Orleans, sobre lo que Milton Friedman escribió un artículo en The Wall Street Journal, diciendo que esta catástrofe era una oportunidad para emprender una reforma radical en el sistema educativo, cosa que se hizo, las empresas creadas por el Estado pasaron a ser gestionadas por empresas privadas, quedando en manos públicas solamente 4 de las 123 escuelas públicas que había antes del Katrina. Algunos han tachado este plan de Friedman como un “atraco a la educación”.
  • Otra catástrofe es el Tsunami que devastó las costas de Indonesia en el año 2004, dónde los inversores extranjeros se coordinaron para aprovechar la situación y construir grandes centros turísticos a toda velocidad en la costa tropical, impidiendo a miles de pescadores autóctonos reconstruir sus pueblos, destruidos por el mar.
  • En Estados Unidos, cuna del Neoliberalismo, se consiguió implantar esta “doctrina del shock” después de los atentados del 11S, cuando Bush lanzó la guerra contra el terror que traería grandes beneficios para los fabricantes de armas, pero también desarrolló una nueva industria, la de seguridad, subcontratando miles de empresas privadas.
  • La crisis financiera que padece el mundo, es otro tipo de “shock” no violento que está sirviendo a los Neoliberales para implantar sus medidas impopulares a la población, como ya fueron promovidas en otras crisis financieras por el FMI y organismos internacionales, intentando acabar con lo que queda del Estado de Bienestar europeo

Los Neoliberales toman las siguientes palabras de John Maynard Keynes para cargar contra las políticas sociales Keynesianas : La construcción de pirámides, los terremotos y hasta las guerras pueden servir para aumentar nuestra riqueza, si la formación de nuestros estadistas en los principios de la economía clásica impide que se haga algo mejor”.
El gasto del Estado tampoco es que haya que hacerlo en pirámides como se menciona en relación a las palabras de Keynes, ya que hay muchas cosas por hacer en beneficio de la sociedad, otra cosa es que nuestros políticos sean corruptos e incompetentes y junto con los lobbies privados se enriquezcan los políticos de turno y las grandes empresas y capitales, recordemos la burbuja inmobiliaria que aun estamos sufriendo en España, que creó empleos y falsa riqueza, hasta que pinchó y nos vimos desempleados y endeudados, gracias al binomio políticos-empresarios, mención especial a la banca (principalmente cajas de ahorros) que financió hipotecas de dudosa garantía hasta que, se cortó el grifo en los mercados financieros y no pudieron refinanciar las deudas,enfrentándose a obligaciones de pago inmediatas.

En la falacia de la ventana rota también subyacen muchos argumentos contra las intervenciones estatales y políticas fiscales que desvían recursos creando el espejismo de estímulos, pero se olvidan de que la corrupción política y su incompetencia, en connivencia con los poderosos lobbies de todo tipo de sectores, que funcionan como oligopolios mundiales con más poder que los propios estados, sobre todo el financiero que tanto ha crecido en las últimas décadas gracias a la constante desregulacion , hacen que esos recursos vayan a parar a manos privadas y no a la sociedad, el ejemplo más claro es el rescate del sistema financiero y su enorme volumen, que impide destinar ese dinero a otras iniciativas en el terreno social,educativo y científico-tecnológico.

Joan Robinson, la más profunda y creativa de las seguidoras de Keynes, siempre mantuvo la tesis de que el pensamiento de su maestro fue devaluado por autores como John Hicks (Premio Nobel de economía en 1973), Alvin Hansen y Paul Samuelson (Premio Nobel de economía en 1970), quienes, al tratar de hacerlo más aceptables para los cánones neoclásicos de la profesión de economista, le habrían quitado su esencia crítica y renovadora. Al resultado de este proceso de depreciación de las ideas de Keynes la economista Joan Robinson lo calificó de "Keynesianismo bastardo".


El “Keynesianismo bastardo” es una forma de interpretar las ideas de Keynes que resulta útil para para evitar los resultados que implican una profunda aplicación de éstas, lo que llevaría, necesariamente, a un conflicto con los poderosos intereses del sector financiero. Esta forma de ver las cosas ha sido criticada recientemente por otro Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz en un reciente e interesante artículo en El país, titulado "El socialismo estadounidense para ricos", en el que destaca la falta de penetración de la política norteamericana frente a los grandes capitales financieros causantes de la crisis, de manera tal que más que una adecuada regulación se ha generado una especie de socialización de las pérdidas y de la privatización de las ganancias, algo así como Keynesianismo para los ricos. De acuerdo a esta visión se trataría de permitir en el corto plazo un incremento de déficit fiscal, financiado con deuda externa, con el fin de estabilizar el sistema, mientras que, en paralelo, se mantiene una política claramente destinada a profundizar el modelo neoliberal, centrado en el funcionamiento no regulado del mercado, privatizaciones y recortes del gasto público, excluyendo cada vez más a los ricos de pagar impuestos, siendo las políticas sociales financiadas expresamente por las rentas medias y bajas, incumpliéndose los tres ideales que, según John Maynard Keynes, debe satisfacer todo sistema económico, eficiencia, justicia social y libertad personal.

Si Keynes hubiera profundizado en su análisis del capitalismo contemporáneo habría anticipado que la mezcla de inestabilidad (inherente a los mercados capitalistas) e incertidumbre (sobre la composición de pasivos de los grandes agentes económicos) genera un cóctel explosivo. Al incorporar en su Teoría General el impacto pleno del capitalismo financiero y especulativo, quizás habría concluido que ese sistema no puede llegar a la eficiencia.

En 2001 tres días después del ataque a las torres gemelas un Premio Nobel de economía escribió en un artículo en el New York Times esto "Por horrible que pueda parecer decir esto, el ataque terrorista podría incluso ser beneficioso desde un punto de vista económico (...). De repente hemos pasado a necesitar unos nuevos bloques de oficinas (...). La reconstrucción generará un aumento de la inversión empresarial"... ¿Quién creéis que fue? Parecen palabras del mismísimo Milton Friedman, ¿Verdad? Pues son del famoso Paul Krugman, que parece ser quedó en “shock” como todo Estados Unidos después de los atentados, si no, no se entiende que escribiese semejante artículo.
 

24 comentarios:

  1. Muy interesante, profundizaré en la lectura del resto de artículos.

    ResponderEliminar
  2. si has descubierto que los estados son muy malignos , bienvenido al club, por eso debes estar de acuerdo con los liberales y quitarles poder. lo de neoliberales querras decir neocons, y fiarse de la klein, para refutar teorias economicas ralla el desproposito, tal como mezclar a hayek y a friedman, por no decir lo poco argumentado del texto en el que brillan las suposiciones convertidas en premisas verdaderas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno,me alegro que entren liberales a leer el post ;) el despropósito es comentar algo sin dar argumentos y ni siquiera identificarse. Saludos

    ResponderEliminar
  4. habia escrito una buena respuesta y se me ha borrado, lo lamento pero me da pereza empezar otra vez, en deferencia te dejo un enlace que comenta el libro de la klein, en la que por lo menos deja claro que hayek, nunca hubiera deseado una guerra ni visto sus beneficios.

    un saludo.


    http://www.liberalismo.org/articulo/427/25/friedman/cuernos/rabo/

    ResponderEliminar
  5. Acabo de leer el enlace y bueno...es cierta la fijación de klein con algunas multinacionales pero su trabajo es de investigación,no académico,a pesar de ello hay cosas que dicen en ese artículo que no son ciertas que ponga en su libro, esto por ejemplo es una gran tonteria "Klein asegura que el mentor de ambos fue Friedrich Hayek; el pequeño grupo al que denomina los austriacos es para ella como una miniescuela dentro de la Gran Escuela de Chicago" esto no se de dónde se saca,si es cierto que se fija en la Escuela de Chicago porque allí fueron a estudiar economistas lationamericanos que luego fueron los que se encargaron de la economía en países como México,Argentina o Chile,y esto no es algo que se haya sacado Naomi Klein de la manga,puedes leerlo en cualquier libro sobre las crisis latinoamericanas de los 80-90.
    Tampoco es cierto lo que dice ese artículo sobre porque ganó el Psoe, todos sabemos que fue gracias a los atentados,le pese a quien le pese y no fue porque "votaran oleadas de jovenes que normalmente no votan bajo el lema de no a la guerra" es una gran mentira.
    Otra cosa,no hace referencia solo al libro de Milton Friedman La tiranía del statu quo, escrito en 1984, sino sobre todo a artículos escritos en diferentes medios en distintos años,el último creo fue después del Katrina,poco antes de su muerte.
    Tampoco dice que el Estado haría decisiones acertadas de estar en el poder "otros" como dice el artículo, el problema no es quién esté sino los mecanismos de transparencia y control de esté quién esté.
    Y lo que dice en ese enlace sobre la tortura,no es así como lo cuenta,puede leer el libro y comprobarlo usted mismo.
    Naomi Klein no es economista,sino periodista e investigadora, y el libro es una investigación, y esa investigación es lo que cito en mi post para explicar como la crítica que tanto gusta hacer del Estado no es más que una estrategia Neoliberal llevaba a cabo en los últimos 30 años en todo el mundo, saludos.

    ResponderEliminar
  6. pero si estamos practicamente de acuerdo, la diferencia es que yo detesto a esos neoliberales que tu llamas y los detesto porque soy liberal, el problema es que a los que tu llamas neoliberales son intervencionistas en economia para su propio provecho , serian uno de los dos grupos de presion que soportan los estados , uno los sindicatos y otro el lobby empresarial deseoso de privilegios fuera de mercado.

    tampoco creo que friedman, sea maquiavelico como lo pintan , solo que es monetarista al igual que hay keinesianos , y aunque opinien que se equivocan , lejos estoy de pensar que keynes fuera mala persona. simplemente estan en las antipodas teoricas.

    pues eso, nadie puede negar que hay muchisimas personas contentas y millonarias por la guerra de irak, por ejemplo. pero desear el libre mercado y que los politicos no tengan el privilegio de repartir la riqueza no convierte a nadie en malvado, precisamente por querer evitar esas mafias. el liberal de verdad solo desea libertad para el y para sus semejantes, incluida libertad para formar una comuninad comunista , siempre que sea voluntaria.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hombre...menudo grupo de presión los sindicatos,ahora mismo ni se les ve ni se les espera,quizás sería uno de los lobbies que equilibraba la balanza ya que en el otro lado como tu dices,esta el lobby empresarial y financiero,pero ahora mismo parece marchar todo en torno a ellos,solo tienes que ver como cada vez hay más desregulación,privatizaciones...etc, es algo real, la ideología liberal lleva asentándose poco a poco en los últimos 30 años y, nose pero,dime en que se diferencian las medidas neoliberales de las liberales, piden desregulación,privatizaciones y menos gasto público...por cierto igual tienes razón, hay grandes científicos que han avanzado en la ciencia como energía nuclear y no por eso eran maquiavélico,Friedman era un economista con sus ideas que, como tu piensas que keynes estaba equivocado, yo creo que la teoría liberal no solo no redistribuye la riqueza, se puede ver con el avance liberal de las últimas décadas que cada vez más capital está en manos de menos personas, pero, tampoco estoy de acuerdo en que de la libertad para todas las personas, ya que no se les garantizará las mismas oportunidades que a otro, no tendrá libertad de elegir más que lo que le ha tocado vivir, la ley de la selva, donde el más fuerte se come al débil, si no se ofrecen las mismas oportunidades (otra cosa que cada uno las aproveche) no hay libertad, serán meros esclavos del sistema, no hay elección. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Leyes liberales hay pocas, todo esta regulado y se dan privilegios a las empresas y que yo sepa la legislacion laboral de este pais indica la fuerza de los sindicatos, pero lo principal es negar la libertad porque intuyes que no seria bueno, pues a mi no me hace falta intuir que hay millones de pobres por culpa de aranceles y gobiernos corruptos, el liberalismo no existe en occidente, lo que existe es otra cosa, se llama socialismo ya sea de izquierda o de derecha, pero libertad de accion no existe en la medida que yo no puedo coger un coche y actuar de taxista sin que alguien me autorize, al final es creer o no creer que la riqueza se distribuye sola, yo si lo creo y tu no. esa es la cuestion principal. lo poco de capitalismo que tenemos es lo que hace que cada vez haya menos pobres , porque lo importante no es la desigualdad sino la pobreza, y solo con el sudeste asiatico , en el mundo hay 500 millones menos de pobres en los ultimos 20 años. el liberalismo tiene el beneficio de la duda, el socialismo no. y cuando digo liberalismo no me refiero a lo que tu dices que hay sino a la libertad empresarial total, aquella donde un pobre puede hacer la competencia a cualquiera.

    ResponderEliminar
  9. No dudo de los gobiernos corruptos y su relación directa con el hambre,sobre todo en países subdesarrollados,q venden sus recursos a empresas privadas y todo el dinero se lo quedan sus gobernantes,mientras el pueblo no ve un duro.En europa tenemos un Estado de Bienestar cada vez más reducido e insostenible por las medidas desreguladoras y la implantación de medidas liberales,no las que les gustaría pero poco a poco están comiendo terreno, es una realidad,y no me parece moco de pavo las privatizaciones de los años 90 o la desregulación de las transferencias de capital... claro que el capitalismo tiene sus beneficios y ha creado riqueza,claro que que ha sacado a gente de la pobreza,pero hay quienes salen ganando de ello y quienes pierden,podriamos decir que ganan los paises desarrollados en detrimento de los paises en desarrollo,pero no es asi, ya que a pesar de que un país crezca no quiere decir que aumente el nivel de vida de la mayoria de la población, en relación al PIB puede crecer,pero no en otros términos,además del problema de la sostenibilidad,crea riqueza en los paises pero al igual,mayor desigualdad entre los que tienen dinero dentro de esos paises y los que no,por ello ha de haber alguien que redistribuya ese dinero,y es el sector público de cada país,cada vez con menos soberania nacional y atado de pies y manos por acuerdos internacionales y medidas impuestas por organismos internacionales cmo FMI o BCE,con carencia democrática e ilegitimos que responden a intereses corporativos, si los pobres de los que hablas no tienen las mismas oportunidades de educación o subsistencia, o los trabajadores están practicamente esclavizados,poca competencia le va a hacer a cualquiera,y eso es algo que usted sabe,solo tiene que darse una vuelta por algún barrio de gente no rica para darse cuenta de ello. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Tu error es denunciar lo mal de esta sociedad culpando al que no tiene la culpa, la sociedad es intervencionista y las culpas son suyas, la sociedad libre ni está ni se la espera. repito que lo que tu llamas liberal es solo donde ciertos espabilados han puesto una pica en flandes. Luego dices cosas dogmaticas como que las privatizaciones son malas, pues yo pienso al contrario, los malos gestores son los publicos y cuanto menos tengan mejor. esa es la principal diferencia que no lograremos aclarar tu y yo. Seria necesario un tiempo liberal de verdad para que salierais de dudas los escepticos. Y luego decirte que la economia no es un juego de suma cero, si el intercambio es libre , la riqueza total aumenta, sino , no se haria el intercambio.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  11. si el intercambio es libre unos salen ganando y otros pierden,ahí está la experiencia de la globalización, se debe intervenir para repartir la riqueza del libre comercio, la globalización puede ser beneficiosa pero debe haber un cambio,hasta ahora para la mayoría no lo ha sido, es un hecho muy a tu pesar,hablas de liberalizar y cuanto más se liberaliza sin control alguno más gente pasa dificultades en el mundo salvo excepciones como China y alguno más,países que han triunfado con el capitalismo gracias a la intervención del Estado, mientras los que han dejado al mercado hacer,bien gracias a acuerdos internacionales,presiones del FMI y BM, incluso paises ricos en recursos naturales,están siendo expoliados y la gente pasando cada vez más hambre, ahora me diras...en la mayoría de los países gracias a las medidas liberales ha crecido el PIB...vale, en muchos si, pero esos beneficios no los comparte toda la población,incluso muchas veces ni las clases medias (donde las hay) al contrario, beneficia a una minoria y perjudica al resto. Las privatizaciones pueden ser buenas como malas, privatizar la educación,la sanidad,las pensiones...No es bueno, privatizar el estado de Bienestar no es bueno, es una falacia que lo privado siempre sea mejor que lo público, fijate si quieres en la eficiencia,que pongo en duda,pero en lo que no hay dudas es en que no podriamos hablar ni de equidad,de igualdad de oportunidades...y bueno, los gobiernos todos son corruptos,en mayor o menor medida,y para luchar contra la corrupción que mejor que TRANSPARENCIA, si los ciudadanos saben lo que se está haciendo podrán controlarlo mejor, fin al secreto bancario y reuniones secretas,y de pactos secretos entre países, verás como se podría perseguir el fraude fiscal y la corrupción caería...hablame de dogma, mis argumentos ahí están, ¿los suyos?. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Haces mil afirmaciones del tipo "Post hoc ergo propter hoc" miratelo en wikipedia, y veras que las culpas de los desastres que anuncias , no solo no estan demostradas, sino que los gobiernos impiden su aclaracion negando otra alternativa, a ver si queda claro que lo que acontece en el mundo es gracias a los gobiernos y a los corruptos detras de las cortinas, y si estudias economia y no entiendes lo de juego de suma no cero, entonces nunca nos pondremos de acuerdo.

    En resumen, tu eliges un camino y yo otro. pero tu recibes el que eliges y a mi me obligan a seguir el tuyo. que tal si nos pegamos un tiempo a mi manera? estoy cansado de socialismo barato.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  13. En este último comentario pareces contestarte a ti mismo, pues sigues sin dar argumentos. Nos están imponiendo el liberalismo algo que habría que votarse democráticamente, ¿por qué no se vota el llevar a cabo o no llevar a cabo estas medidas liberales? ¿quién impone a quién? Saludos

    ResponderEliminar
  14. me dices que si el 51% deciden leyes socialistas, el otro 49% que se aguante, no?

    No sería mejor que cada uno tuviera libertad para hacer y deshacer, siempre que no interfiera en la libertad de los demás. La gente se le llena la boca con la palabra democracia, pero lo que tenemos por suerte es una democracia liberal, donde liberal significa los limites a ese poder estatal. Yo solo opino que nuestra democracia debe ser mas liberal todavia, quitando poderes a ese gobierno.

    respecto a lo de los argumentos, que quieres que te diga, estas empeñado en que tenemos liberalismo y eso es falso , pues yo no soy libre de actuar en economia, por lo tanto de inicio partimos de una mentira y no puedo seguir argumentando pues siempre acabamos en que los liberales esto , los liberales lo otro y yo no veo liberales por ningun sitio, solo veo impuestos, regulacion, privilegios etc...

    un saludo.

    ResponderEliminar
  15. la democracia es lo que decide la mayoría, lo que no puede ser que se hagan cosas que no se voten y se hagan en secretismo, como parece gustarte,pareces hablar de la libertad de que el pez grande se pueda comer a los chicos sin oposición, bien, veo que careces de justicia social y económica, el estado debe mirar por el bienestar de sus ciudadanos, en sus derechos y la igualdad de oportunidades, no en estados con gran desigualdad entre ricos y pobres, como estamos viendo ahora, la pobreza crea más pobreza, inestabilidad política e inseguridad, parece que los liberales también obviais las consecuencias de la desigualdad propiciada por la desregulación y demás medidas neoliberales, al igual que, obvias la existencia de paraísos fiscales, de contaminación, o de oligopolios mundiales que afectan al precio de los bines, así de la competencia entre países en materia fiscal que favorece a grandes multinacionales y rentas, haciendo que las clases medias y bajas sostengan este insuficiente estado de bienestar para dar las mismas oportunidades a todos. Eso si en una cosa estamos deacuerdo, eliminar privilegios, sobre todo a ricos y políticos, o no te refieres a esos privilegios, será que lo de redistribuir la riqueza no les beneficia, claro...

    ResponderEliminar
  16. Esteban, desde luego no quieres escuchar.

    tu desconoces lo que es un liberal, te invito a leer a hayek con esmero. Solo haces acusaciones equivocadas economicamente hablando de las consecuencias del libre mercado, y luego solo piensas que los liberales queremos el mal en el mundo. Pues te diria que deseamos el bienestar de todos, y ojala no hubiera pobres, pero tus recetas y las de la derecha lo que provoca es mas pobreza, las recetas liberales traerian prosperidad para todos.

    Una cosa es que difieras conmigo en los resultados de tus recetas o las mias, pero yo no te acuso de querer hundir a los pobres, sin embargo a mi me acusais siempre de querer el mal para los pobres. Yo desearia que todo el mundo fuera tan rico como para no necesitar ayuda, y creo fervientemente en las recetas liberales, que no son neoliberales.


    Resumiendo , los socialistas(de derecha o izquierda) teneis buena intención , pero provocais pobreza, y los liberales tenemos buena intención y no provocamos nada porque no gobernamos en ningun sitio.


    otra diferencia es que los liberales conocemos las teorias keynesianas y los socialistas desconocen a Mises y Hayek ,por ejemplo.

    ResponderEliminar
  17. Te recomiendo un libro de Hayek titulado

    "La fatal arrogancia" dedicado al socialismo.

    ResponderEliminar
  18. No hago acusaciones infundadas, hace mucho que los economistas conocen los fallos de la teoría liberal y su falta de justicia social, obvias externalidades negativas y que no todos parten en la misma situación, en un mundo sin normas los ricos siempre se quedaran con lo que quieran en detrimento de los pobres sin protección alguna, sinceramente, creo que lo que me estás diciendo tu a mi si son acusaciones infundadas, leete mis otros post además de los comentarios respondiéndote. Por otra parte,puedes etiquetarme como quieras, otros me tachan de capitalista por decir que el capitalismo es bueno siempre que haya una regulación que mire por los intereses de todos,y no por el de unos pocos, son sólo términos, si quieres que sea socialista, lo seré, no me importa, ni una cosa es buena ni la otra mala, solo hay que buscar el equilibrio entre estado y mercado adecuado a cada país y a cada circunstancia. Por cierto disculpame si crees que tacho a los liberales de desear el mal y la pobreza, no lo he dicho así, sino que está más que demostrado que las medidas liberales impuestas en los últimos 30-40 años por entidades internacionales no democráticas como el FMI a los gobiernos han agravado la situación de estos países, las crisis latinoamericanas,las del este asiático y ahora mira como está europa, y la receta del FMI es la misma, esto es un hecho. Que te doy la razón en la corrupción de los gobiernos, por ello se necesita transparencia,para controlarlos, eso no quiere decir que se erradiquen los servicios públicos dejando a su suerte a los más desfavorecidos, eliminando todo tipo de mecanismo para redistribuir la riqueza (cosa que el mercado no hace) y toda carencia de justicia social, pero también sabes que por ejemplo, los sobornos de multinacionales a diversos gobiernos, asi como la financiación de campañas politicas para que favorezcan entidades corporativos son un hecho, y gracias a ello muchas de las medidas liberales y acuerdos internacionales han salido adelante, respondiendo solo a estos intereses...no gobernaran pero son un lobby muy influyente para sacar lo que quieren, y lo peor de todo, lo consiguen.
    Bueno anonimo (sigues sin identificarte), me apuntare el libro que me has dicho, no me lo he leido,la verdad me interesa leer todo y lo hago, no como presupones. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Sigues confundiendo liberales con los neocons, un liberal es aquel que deja libre que cualquiera pueda ofrecer wifi gratis y destrozar telefonica, un neocons es aquel que subasta las licencias y concede solo tres, siempre con el supuesto beneficio para los ciudadanos, siendo mentira.

    un liberal es aquel que permite que un pais africano venda sus productos en españa sin ponerle aranceles y sobrecostes de aduanas y si el corte ingles se tiene que joder , pues lo sentimos. Un neocons, concede una licencia al corte ingles, a cambio de poner trabas al comercio africano.

    un liberal como yo, desearia que no hubiera fronteras y que cualquier subsahariano que quiera trabajar en este pais o vendernos sus productos , lo haga libremente, yo quiero que pueda pedir prestamos y poner fabricas en su pais y no esperar que el dictador de turno venda sus riquezas a multinacionales.

    un liberal como yo, desearia que cualquier africano pueda coger un coche y ser taxista , sin tener que pagar una licencia.

    un liberal como yo, desearia que el FMI y el BM dejaran de engañar a los paises pobres, dejando de existir , primero los dejan caer con la promesa de ayudarlos y luego hacen tratos leoninos.

    un liberal como yo, en definitiva , solo quiere que los gobiernos no hagan tratos entre ellos , jugando con la vida de millones de personas, yo desearia que el mundo fuera global y cualquiera pueda trabajar y vender su producto en cualquier sitio, y eso incluye 20 millones de negros, asiaticos,esquimales, etc... trabajando en manhatan y montando empresas en baltimore.


    Te lo repito, los ultimos 30 años, habras visto neocons, pero liberales seguro que no. cabreate con ellos.

    un pobre , no será pobre siempre que sea libre de hacer la competencia a los demás. Nadie ha dicho que no se pueda ayudar a los que de verdad lo necesitan, pero montar un estado protector del tamaño de la via lactea es pasarse.

    Un pobre lo que necesita es que se le permita comprar una caña de pescar, no que se le de un pescado al dia.

    a veces hablamos de los pobres como si fueran discapacitados, su problema no es falta de capacidad, su problema son las trabas que se les pone para que no molesten al mundo occidental.


    por eso quiero libertad para todo el mundo, simple. lo de las conspiraciones tipo consenso de washington, me la sudan , siguen siendo gobernantes malnacidos.


    Lo repito una vez mas. Acepto que no estemos de acuerdo que resultado tendria aplicar unas politicas u otras, pero no acepto, que alguien piense que la gente como yo, deseamos el mal ajeno. Yo tengo tanta buena intencion como el mas izquierdista igualitario y confeso de la justicia social.

    Por eso disfruto con el debate de ideas a poner en practicas y sus consecuencias, y no disfruto con los ataques personales, ponte en mi lugar, alla donde voy acabo siendo insultado por socialistas que me acusan de matar a millones de pobres al año, cuando lo que deseo es evitarlo.



    Existen personas que manipulan gobiernos en su provecho, esos son neocons y sociatas malnacidos, por eso los liberales queremos quitarles a los politicos la mayoria del dinero que manejan y el poder de conceder privilegios, con la sana intencion de que no ayuden a unos y dejen tirados a otros. La gente debe ser libre y disponer de su dinero en lo que mejor estime , no lo que estime alguien lejano.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  20. no dudo de tu buena intención pero, la desregulación, privatizaciones y recortar gasto público son medidas liberales, que las aprobechen los neocons, el binomio empresas-ricos gobernantes para su fin es un hecho, a traves del FMI, acuerdos internacionales...lo imponen a distintos gobiernos agravando su situación, pero es lo que promueven estas medidas, al igual que en el otro lado la falta de transparencia hace que los gobernantes corruptos campen a sus anchas en detrimento de su pueblo, bien bajo la palabra de socialismo, democracia o la que quieras, la falta de regulación hace que los que más tengan cada vez tengan más, está muy bien lo de la libertad de cada uno para que haga lo que quiera,pero sin las mismas oportunidades es imposible hacer lo que cada uno quiere, sino lo que te dejen hacer o te impongan, el mercado por si mismo no redistribuye la riqueza, en la ley de la selva el fuerte se come al débil, por mucha libertad que tengan los débiles, por no hablar de la inestabilidad de un mercado sin regular, la creación de oligopolios con los que esta gente tan libre es imposible que sostengan cualquier empresa que quieran hacer...los mercados no son perfectos, como presupones, es un grandísimo error, al igual que es un error confiar en la buena voluntad de los gobernantes sin que haya transparencia. Saludos

    ResponderEliminar
  21. Pues creo que te equivocas, la economia no es un juego de suma cero, por lo tanto todos pueden avanzar, en ningun sitio se han puesto medidas liberales autenticas como para que digas que no funcionan, lo que si está comprobado es el modelo intervencionistas que promueve la corrupcion y la pobreza.

    Nunca estaremos de acuerdo, sin pruebas empiricas. mejor lo dejamos aqui, ha sido un placer .

    un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Pruebas empíricas...solo hay que ver las desigualdades y crecimiento de unos y otros, otra cosa que no las quieras ver, así como las externalidades negativas,también obvias la relación entre superavit comercial y deficit fiscal,o que un superavit comercial en un sitio crea un deficit comercial en otro,es la ley de oro de los déficit comerciales globales, tal y como está configurado el sistema actual claro que hay ganadores y perdedores,y sin mecanismos que redistribuyan la riqueza los seguira habiendo. Nunca estaremos de acuerdo, cierto, pero es un placer intercambiar puntos de vista diferentes, siempre hay cosas que a uno se le escapan. Saludos

    ResponderEliminar
  23. Porque es una falacia esta lectura?

    ResponderEliminar
  24. Porque es una falacia esta lectura?

    ResponderEliminar